Usted está aquí

Blog

Coaching y PNL, aliadas del crecimiento personal

0 comentarios

El coaching y la Programación NeuroLingüística –la PNL– por separado son dos potentes técnicas, pero combinadas suman y multiplican sus beneficios logrando grandes mejoras en el bienestar de las personas.

Mientras que el coaching ayuda al consultante a fijar unos objetivos de trabajo, la PNL le proporciona una metodología para potenciar sus aptitudes y de ese modo, alcanzar sus metas más fácil y rápidamente.

¿Qué es el Coaching?

La palabra coaching procede del inglés coach que era el carro de caballos que llevaba a una persona de un lugar en donde se encontraba, a otro lugar objetivo, por lo tanto, quiere decir acompañar a conseguir un objetivo o meta. De hecho, el coaching hoy en día, se ha convertido en una metodología que busca ayudar a las personas a lograr sus objetivos mediante un acompañamiento y un apoyo continuo, pero sin interferir en sus decisiones.

A diferencia de otras técnicas de ayuda, el coach, que es el acompañante  especializado en coaching, no impone ideas sino que logra que sea la propia persona la que determine qué debe cambiar en su vida y cómo conseguirlo. De ese modo, el éxito del tratamiento está asegurado, porque es el propio paciente quien se motiva al sentir, notar y darse cuenta de qué ha de hacer y cómo, para conseguir ese propósito que busca.

 

¿Qué aplicaciones tiene?

Las aplicaciones del coaching son casi ilimitadas, porque puede ayudar a seguir una dieta, liberarse de una adicción, controlar fobias, atenuar estados emocionales alterados (ira, depresión, tristeza, timidez), reforzar capacidades, mejorar el autocontrol, etc. Además el rango de aplicación también es muy amplio, ya que se pueden hacer sesiones individualizadas en las que solamente trabajen el coach y el cliente, o bien en grupo, ayudando al mismo tiempo a familias, parejas, grupos de trabajo, etc.

Las etapas fundamentales en el proceso de coaching empiezan por identificar en qué situación inicial se encuentra la persona (el punto de partida), a continuación se establecen los objetivos que se quieren lograr, se analizan los recursos y habilidades de la persona, así como las barreras y limitaciones que pueden encontrarse. Finalmente se establecen las acciones y se definen unos compromisos concretos que la persona debe llevar a cabo.

En todo este proceso el coach acompaña y va analizando la evolución de la persona a medida que avanza en sus logros, y utiliza técnicas como la de formular preguntas que las personas deben contestar de un modo razonado para definir los auténticos objetivos y capacidades del individuo. De ese modo la propia persona encuentra en su respuesta la reflexión y el impulso para llevar a cabo los cambios que necesita realizar para lograr sus objetivos.

 

¿Qué relación tiene la PNL y el Coaching?

La PNL (Programación NeuroLingüistica) resulta muy útil para complementar el proceso de coaching, ya que sus 3 ramas centrales son la comunicación, las relaciones interpersonales y el diseño de objetivos para la consecución de lo que nosotros queremos conseguir.

La PNL ayuda a los terapeutas y acompañantes a apoyar, aconsejar y mejorar el bienestar de las personas, por eso resulta tan útil en el trabajo de un coach, ya que les permite comunicarse de una forma más efectiva, adaptándose a cada persona en función de si su canal sensorial o de percepción es más visual, auditivo o cinestésico. De hecho, los cursos de PNL fueron pensados originalmente para enseñar a pedagogos y psicólogos a comunicarse mejor con sus alumnos y pacientes, aunque fue en el mundo empresarial donde esta formación se extendió rápidamente.

Perfecta para fomentar el crecimiento personal, la PNL permite a las personas crecer y transformarse en lo que desean ser. Esto se logra gracias a la guía del acompañante o terapeuta, que muestra al paciente o consultante, técnicas prácticas para ayudarle a reaccionar de un modo determinado, frente a un asunto concreto. De ese modo, el paciente o consultante, puede mejorar su vida al aprender a actuar de un modo deseado, puntual y enfocado, sobre todo ante situaciones que le podrían limitar o perjudicar.

Gracias a la PNL las personas pueden adquirir capacidades que creían fuera de su alcance, modificar estructuras emocionales, cambiar conductas arraigadas, creencias o superar actitudes negativas. Además de esto, la PNL también resulta muy útil para resolver problemas personales presentes y del pasado, que podrían estar interfiriendo en nuestra vida social, familiar o en nuestra propia autovaloración.

Descubre más sobre la PNL clicando aquí 

Noticias relacionadas