Usted está aquí

Blog

EL OZONO EN LA MEDICINA

0 comentarios

¿Qué es la ozonoterapia?

La ozonoterapia consiste en el conjunto de técnicas que utilizan el ozono como agente terapéutico en el tratamiento de un gran número de patologías. Es una terapia natural y sin efectos secundarios.

En el uso médico del ozono se utiliza una mezcla de oxígeno y ozono llamada Ozono Medicinal en una concentración de 1 a 80 µg/mililitro de oxígeno.

La aplicación del ozono puede llevarse a cabo de diversas maneras, ya sea a nivel global por vía endovenosa como por ejemplo para el tratamiento antienvejecimiento, a nivel local mediante infiltraciones como en articulaciones inflamadas o discos intervertebrales o bien a nivel tópico para tratar la vulvovaginitis.

Por supuesto, la forma de aplicarlo dependerá del tipo de enfermedad para la cual esté indicado.

Efectos beneficiosos del Ozono

Los efectos del ozono sobre el organismo son muy positivos y sus usos son múltiples. Cabe destacar que no posee efectos secundarios en ningún caso.

El principal efecto beneficioso es que ayuda a combatir los radicales libres que se encuentran detrás de prácticamente todas las enfermedades crónicas y oncológicas modulando de esta manera el estrés oxidativo. Los radicales libres, producen una oxidación y una inflamación a nivel celular y local de los tejidos, por eso la capacidad antiinflamatoria del ozono también nos ayuda en patologías donde hay dolor e inflamación como son la artrosis, artritis reumatoide, tendinitis, fibromialgia, hernia discal, etc.

Además actúa sobre los glóbulos rojos, que son los encargados de llevar el oxígeno a las células y a los tejidos, haciéndolos más flexibles y ayudándoles a que lleguen hasta el final de la circulación, por capilares más estrechos, favoreciendo así la microcirculación. Por este motivo está perfectamente indicado para varices, celulitis, escaras, rotura de capilares, cardiopatía isquémica, insuficiencia venosa y muchas más.

También facilita que el oxígeno llegue correctamente a las células oxigenando los tejidos por su acción vasoreguladora. Por esto las personas que han sufrido un infarto, un accidente vascular cerebral, una persona diabética, etc son personas idóneas para recibir los beneficios de la ozonoterapia.

La ozonoterapia también actúa a nivel inmunitario ya que es inmunomodulador e inmunopotenciador.

¿Qué quiere decir? Pues que al ser inmunomodulador está indicada para pacientes con enfermedades autoinmunes como por ejemplo personas con psoriasis, hipotiroidismo, lupus o diabetes ayudando a paliar los efectos de la enfermedad.

El ozono también hace que se regeneren los tejidos por lo que está perfectamente indicado tanto para enfermedades donde hay un desgaste extra de tejidos como la osteoporosis o la artrosis como para terapias antiaging.

Por último cabe destacar que el ozono es un componente fundamental en terapias antienvejecimiento y contra la celulitis ya que en ambos casos combate los radicales libres y mejora la microcirculación, estando perfectamente indicado para casos de acné, herpes simple y herpes zoster, micosis, cicatrices, quemaduras, psoriasis y lipomatosis.

Como vemos, el ozono posee una larga lista de patologías en las cuales podemos beneficiarnos de sus efectos.

Pero quien mejor para explicar los usos medicinales del ozono que el Dr. Joan Matas, médico ginecólogo y obstetra miembro de la Sociedad Española de Ozonoterapia, de la Sociedad Española de Antienvejecimiento y Longevidad y de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética, y fundador de Long Life Barcelona International Medical Center entre otras muchas, cuya concepción integral del ser humano hacen de él un médico singular en la orientación y abordaje de las enfermedades y mantenimiento de la salud.

Noticias relacionadas