Usted está aquí

Blog

Libre de peso: 5 hábitos sencillos para no tener ESTREÑIMIENTO

0 comentarios

El estreñimiento es un problema que afecta a gran parte de la población, sobre todo a mujeres. Aunque no te consideres una persona estreñida, y siguiendo las indicaciones del Dr. Efraín Hoffmann, la normalidad debería estar en evacuar diariamente el número de veces que ingerimos alimentos, heces blandas que no floten.

Aparte de los factores físicos y de salud, puede estar provocado por causas emocionales, conductuales o hábitos alimentarios poco saludables. Por lo tanto parte de la solución pasa por cambiar estos aspectos.

El tratamiento del estreñimiento debe apoyarse, siempre que sea posible, en medidas naturales, es decir, corrigiendo hábitos personales y alimentarios poco saludables o perjudiciales.

A continuación vamos a ver 5 hábitos naturales que podrás incorporar a tu vida diaria que evitarán que tengas estreñimiento y, en caso de que ya lo tengas, te ayudarán a eliminarlo de una manera eficaz.

Además, estos 5 hábitos mejorarán no solo tu tránsito intestinal sino también tu bienestar y tu salud.

1.-  La alimentación es vital  

En primer lugar debemos hacer una revisión de nuestra alimentación. Los alimentos fritos, muy grasos, refinados y muy procesados, los lácteos, la cafeína y las bebidas muy azucaradas provocan estreñimiento cuando se ingieren de manera continuada o en grandes cantidades.

Si estamos estreñidos y al revisar nuestra dieta encontramos muchos de estos alimentos, debemos cambiarlos por alimentos ricos en fibra ya que no solo evacuaremos mejor sino que además, previene las hemorroides, los cálculos renales y el cáncer de colon.

La fibra que se encuentra en los alimentos ayuda a mantener blandas las deposiciones para que se trasladen fácilmente por el intestino y el colon.

Los alimentos aconsejados por su elevado contenido en fibra son todas las verduras y hortalizas, los cereales integrales, las legumbres y la fruta. La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) recomienda un consumo de fibra para un adulto de 25 a 35 gramos diarios. Es importante consultar a un especialista para poder establecer un plan alimenticio que cubra las necesidades diarias de fibra.

2.- Ejercicio físico para ayudar al tránsito intestinal  

Combate el estreñimiento porque disminuye el tiempo que tardan los alimentos en moverse por el intestino grueso y en consecuencia disminuye la absorción de agua de las heces. Esto es importante ya que las heces muy secas y duras tienen más dificultades para moverse adecuadamente por el intestino.

Además, el ejercicio físico aeróbico favorece la contracción natural de los músculos relacionados con la digestión permitiendo hacer una digestión más rápida y evacuando eficazmente.

A veces, con salir a caminar entre 20 y 30 minutos después de ingerir alimentos es suficiente ya que estabiliza los niveles de azúcar en sangre y favorece una buena digestión. Eso sí, para hacer ejercicio intenso es preferible esperar una hora después de haber comido.

3.- Agua y otros líquidos. La clave.

Es muy importante suministrar a nuestro organismo la cantidad necesaria de agua (alrededor de los dos litros en los que se incluyen infusiones, zumos, batidos naturales de frutas, cremas, sopas, etc.) y evitar o reducir el consumo de bebidas con gas como refrescos, el café y bebidas alcohólicas.

La ingesta de agua es preferible realizarla fuera de las comidas, de lo contrario estaremos cargando al estómago de un volumen y un peso excesivos y no podrá trabajar correctamente. Además, si bebemos mucha agua durante las comidas también diluiremos los jugos gástricos y la digestión no se llevará a cabo correctamente.

Si no suministramos la suficiente cantidad de agua vía oral, el organismo tiende a obtenerla de donde pueda. Entonces se reabsorbe el agua que contienen las heces y estas se desecan y endurecen impidiendo su progreso por el intestino provocando estreñimiento.

4.-  Técnicas de relajación para reducir el estrés

Como vimos anteriormente, el estrés es uno de los motivos que provocan estreñimiento ya sea por interferencias con la digestión, por tensiones internas que impiden evacuar correctamente o por su repercusión en los hábitos alimentarios poco saludables.

Por eso practicar técnicas de reducción del estrés ayudará a nuestro organismo a recuperar los ritmos naturales y regular la digestión de manera eficaz.

Entre muchas técnicas de relajación existentes la meditación, el yoga o el Mindfullnes son muy buenas opciones que puedes practicar en tu día a día mejorando el estreñimiento y el bienestar en tu vida.

5.- La respiración profunda

La respiración es una ayuda extra importante ya que, cuando es profunda y no superficial, realiza un suave masaje continuado sobre el intestino, lo que lo estimula y favorece la evacuación.

Herramientas como el yoga, la meditación o el taichí pueden ayudarnos a recuperar la respiración profunda y a mejorar enormemente nuestra calidad de vida.

 

Es importante aprender a escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo ya que, a menudo es la clave para tratar cualquier malestar.