Usted está aquí

Blog

¿POR QUÉ TENGO ESTREÑIMIENTO? Causas físicas y emocionales

0 comentarios

El estreñimiento es algo que cualquier persona ha experimentado en algún momento de su vida, al menos de forma pasajera. A menudo coincide con etapas de estrés, cambios importantes en nuestra vida, épocas  de mala alimentación o largas temporadas de inactividad y otras veces es la manifestación de algo más profundo. Son muchos los factores que influyen en un proceso de alimentición sana y equilibrada que nos haga evitar el incómodo estreñimiento y la sensación de pesadez.  

¿Cuándo tenemos estreñimiento?

Habitualmente se define el estreñimiento como:

Un problema relacionado con el aparato digestivo que provoca que la evacuación de desechos sólidos del organismo sea escasa, infrecuente y difícil para la persona.

Dependiendo de su persistencia en el tiempo puede clasificarse como estreñimiento agudo, si aparece por una temporada relativamente corta que va desde unas semanas a unos meses o estreñimiento crónico que se produce cuando permanece durante años, e incluso toda la vida. Según la Revista Española de Enfermedades Digestivas hasta un 18,5% de la población sufre estreñimiento crónico.

Desde un punto de vista médico podemos distinguir dos tipos de estreñimiento:

  • Estreñimiento funcional, que puede ser debido a alguna alteración en cualquier parte del proceso alimenticio como el peristaltismo, disminución de la ingesta de líquidos, situación de estrés, sedentarismo, etc.
  • Estreñimiento orgánico que aparece como síntoma de algunas enfermedades tales como obstrucciones, hernias, tumores, etc.

La Organización Mundial de Gastroenterología (WOG) afirma que el estreñimiento no es una enfermedad en sí misma sino un síntoma de algo más y considera que una persona tiene estreñimiento si cumple al menos dos de las siguientes condiciones:

  • Si realiza menos de tres deposiciones por semana.
  • Si la defecación es dura en más del 25% de defecaciones o tiene sensación de evacuación incompleta.
  • Si el esfuerzo para evacuar es excesivo en un 25% de las veces o más.

Los grados de estreñimiento son muchos pero realmente cualquier persona que no vaya al baño el mismo número de veces que come, sufre estreñimiento. Eso quiere decir que si hacemos tres comidas diarias, deberíamos evacuar entre dos y tres veces al día. Un ejemplo claro son los bebés que defecan el mismo número de veces que comen debido a que su actividad intestinal está en perfectas condiciones.

 Además, es importante destacar la consistencia de las heces, pues hay distintos rangos. Según la escala de Bristol, unas heces duras, oscuras en trozos duros o con fragmentos que pasan con dificultas indican estreñimiento. Consistencias demasiado acuosas pueden indicar estados inflamatorios o de enfermedad. Lo saludable son heces pastosas o blandas, lisas o con grietas, que se hunden y pasan fácilmente.

¿Por qué se produce el estreñimiento?

Las causas del estreñimiento pueden ser muy variadas incluyendo factores alimentarios, conductuales, emocionales, fisiológicos o de cualquier otra índole. Aun así, los más habituales son:

Relacionado con los hábitos

  • Una dieta pobre en fibra procedente de las frutas, verduras y legumbres, cereales y frutos secos es la causa más común de estreñimiento. La solución, en este caso,  depende totalmente de que la persona cambie sus hábitos alimentarios.
  • La escasa ingestión de agua y líquidos. Los líquidos son fundamentales en el proceso de evacuación del intestino debido a la acción humectante del mismo.
  • Falta de ejercicio físico. La práctica de ejercicio físico, además de generar múltiples beneficios en el organismo, contribuye a aligerar el tránsito intestinal y por tanto, a la evacuación de la materia fecal.
  • Factores psicológicos entre los cuales resalta el estrés asociado al ritmo de vida actual y los rápidos cambios de vida.
  • Medicamentos y sustancias farmacológicas que provocan estreñimiento como efecto secundario.
  • Los trastornos gastrointestinales funcionales que son problemas causados por cambios en el funcionamiento del tracto gastrointestinal relacionados con los músculos del colon o del ano, que hace que las deposiciones se muevan más lentamente.

Otras enfermedades

A veces, el estreñimiento puede ser el indicador de otras enfermedades como la diabetes, la depresión, la esclerosis múltiple, etc. Es aconsejable visitar a un médico en caso de estreñimiento severo o muy prolongado para poder realizar un estudio profundo de las causas del estreñimiento.

Factores emocionales

Las emociones influyen de manera directa sobre el organismo. De esa manera, factores como la ansiedad, el estrés o la depresión pueden producir alteraciones en el sistema digestivo ya sea estreñimiento, diarrea o vómitos.

El estreñimiento y los factores emocionales

Las tensiones emocionales como la inseguridad, la falta de confianza, los miedos, el estrés, la ansiedad, la depresión o la desconfianza son factores a tener en cuenta si estamos viviendo una situación de estreñimiento ya que pueden ser la causa de este.

Estos estados emocionales repercuten directamente en nuestro sistema digestivo provocando una mala absorción de nutrientes o un deficiente tránsito intestinal. Además también hacen que prestemos menos atención a hábitos alimentarios saludables como la ingesta de fibra, de líquidos o el ejercicio físico que directamente afectan a nuestro tránsito intestinal provocando estreñimiento.

Estos estados emocionales negativos o adversos activan el estrés en nuestro cuerpo desencadenando una serie de procesos que provocan las siguientes consecuencias a nivel digestivo:

  • Dejan en segundo plano algunas funciones del sistema inmunológico con la consecuente inflamación de nuestro organismo y el debilitamiento de la salud en general.
  • Afectan a la digestión ya que esta también pasa a un segundo plano y se ralentiza lo que provoca que los alimentos se paralicen en el intestino, generando gases, estreñimiento y digestiones pesadas y lentas.

Pero vivir una situación de estreñimiento causado por estrés es una situación que se retroalimenta a sí misma ya que el estreñimiento tiene relación directa con la segregación de serotonina (la hormona del bienestar) en nuestro organismo. Veamos cómo funciona:

El sistema inmune, el sistema nervioso central y el sistema endocrino están íntimamente relacionados a través de una compleja red de conexiones.

Xevi Verdaguer, especialista en psiconeuroinmunoendocrinologia o PNIE, afirma que en el intestino se encuentra el 80% de nuestro sistema inmune, por lo que cualquier alteración afectará a la calidad y funcionamiento de nuestro sistema inmune. Además, en el intestino se fabrica del 80- 95% de la serotonina que, a través de las plaquetas viaja al sistema nervioso central. Esta serotonina es fundamental para el estado de bienestar y equilibrio en nuestro organismo.

Una disminución en la producción de serotonina puede provocarnos estados de cansancio y tristeza o estados depresivos. Si existen problemas de estreñimiento fabricaremos menos serotonina y estos síntomas emocionales adversos pueden aparecer.

De una manera resumida, los estados depresivos y de tristeza pueden provocar estreñimiento y a su vez el estreñimiento provoca una disminución de serotonina que nos puede llevar a estados de tristeza, cansancio o depresivos.

 

Como podemos apreciar, el correcto funcionamiento del proceso digestivo, desde la ingesta hasta la evacuación, es realmente importante para nuestra salud emocional y física.

Desde OnMints recomendamos la visita a un profesional especializado para realizar un seguimiento de nuestra alimentación y que pueda aportarnos las pautas necesarias para evitar el estreñimiento y mejorar nuestra salud.